Cómo funcionan las basculas de precisión

Básculas de precisión

Uso y disfrute de las basculas de precisión
Durante los últimos años, gracias a los avances tecnológicos, la asequibilidad y la precisión de las basculas digitales ha mejorado mucho, convirtiéndose en un objeto prácticamente de uso cotidiano en muchos campos. Si bien existen muchos tipos de basculas, las más comunes se basan en la tecnología de galgas extensométricas. Esto se debe a su alta precisión y bajo coste de fabricación.

A rasgos generales podemos decir que las básculas digitales de precisión funcionan mediante unas celulas de carga cuya función es la de ser sensores; las cuales son fabricadas de un metal capaz de soportar el peso.

Las básculas que utilizan células de carga de calibre extensométrico funcionan en base al principio de la resistencia eléctrica. Para entender la resistencia, a menudo es útil pensar en la electricidad como el agua que fluye a través de una manguera. A medida que el agua pasa a través de la manguera, el flujo puede ser restringido de muchas maneras, como por ejemplo, pellizcando la manguera en un punto. De manera similar, el flujo de corriente eléctrica en un circuito puede restringirse disminuyendo el ancho del cable conductor. Una forma de disminuir el ancho de un cable es estirarlo como una banda elástica.

¿Cómo funciona una báscula de precisión? Funciona gracias a un sistema de sensores, también denominados células de carga. Debido a estos, las galgas extensiométricas, que también son sensores, resisten el peso ejercido y lo interpretan. 

Las galgas extensiométricas están compuestas por una tira de alambre conductor dispuesta en un patrón de zig-zag que permite que el alambre sea estirado o comprimido en varios lugares a lo largo de su longitud, maximizando la cantidad de deformación. La corriente eléctrica que fluye a través de la célula de carga aumenta y disminuye a medida que el calibre extensométrico se estira y se comprime. Mediante la lectura de la tensión de entrada y salida del circuito de calibre extensométrico, se puede medir la tensión.

En una célula de carga de bandas extensométricas, las bandas extensométricas se colocan a lo largo de una longitud de metal que forma un tipo de muelle como un trampolín. El cuerpo del muelle de la célula de carga suele tener agujeros cortados en el lateral, que debilitan intencionadamente el muelle y enfocan la deformación a puntos específicos. Los medidores de tensión se colocan directamente sobre estos puntos débiles para medir la tensión máxima.

La plataforma de la báscula se monta en el extremo receptor de la célula de carga, mientras que el otro extremo se fija a la base de la báscula. A medida que se añade peso a la plataforma, la célula de carga se dobla como un trampolín con una persona de pie en el borde. Esto a su vez hace que los extensómetros se estiren y compriman en los puntos débiles, cambiando la resistencia en el circuito de la célula de carga. Los cambios de tensión, incluso a máxima capacidad, son extremadamente pequeños y requieren de una amplificación para poder ser útiles en la medición.

Deja una respuesta